Permiso para estar mal

Hemos creado una sociedad en la que no hay derecho a estar mal casi nunca. Nos hemos subido al carro del optimismo y la hiper-actividad de tal forma que ya no sabemos siquiera cómo admitir que puede haber partes de nosotros que no están bien. Antes de dirigirme al mundo de los caballos intenté desarrollarSigue leyendo “Permiso para estar mal”