¡Abraza Lo Salvaje!

Es el camino más corto a la mejor versión de ti.

Vivimos en un mundo cuyos mimbres y mecanismos de funcionamiento no son accesibles al método científico y la comprensión racional. Cada uno experimentamos el mundo de un modo único, interpretando las mismas cosas y eventos mediante una huella emocional propia. De cien personas que lean este blog saldrán cien comprensiones diferentes de estas mismas palabras.

Mientras no hayas encontrado, sigue buscando.

Abraza Lo Salvaje es el resultado de mi búsqueda infatigable de la plenitud en todos los campos de la vida. La huella emocional con la que yo miraba al mundo hace diez o veinte años era radicalmente diferente a la que colorea mis gafas hoy. Siempre viví la vida como una lucha sin éxito, un esfuerzo constante, una existencia de carencia. Mi persona pública, sin embargo, proyectaba lo contrario … tanto me esforzaba yo en fabricar lo que no se daba espontáneamente.  

A finales de 2009 mi energía para fabricar empresas, eventos, proyectos y fiestas llegó a su límite. La crisis económica fue el detonante. Pero las causas del escaso resultado que me daba tanto esfuerzo estaban dentro de mí desde siempre. La gente a mi alrededor alababa mi éxito y mi proyección, mientras yo veía todas las cosas que faltaban para hacer realidad lo que ellos percibían.

Atrévete a dejar de ser lo que otros quieren de ti.

Empecé un proceso que he llamado “la iniciación del monje tibetano en versión Bridget Jones”. Duró diez años. Los más duros de todos mis años. Pero como dice un dicho oriental, cuando las cosas se ponen muy tormentosas y complicadas, la solución está cerca.

Yo había empezado a hacer terapia a los treinta años, y mientras seguía maniobrando profesionalmente para encontrar mi lugar en el mundo laboral – y no el lugar que el mundo laboral me asignaba sin interesarse mucho por lo que me hacía feliz -, daba los primeros pasos de auto-cuestionamiento en mi vida personal. Ya con treinta y siete años, ese fatal final de noviembre de 2009, metí todas mis cosas en un guardamuebles y volví a vivir a casa de mis padres como rezaba el anuncio de IKEA del momento: “donde caben dos caben tres”.

Paseaba al perro por las mismas calles de mis dieciséis años preguntándome cómo era posible que yo hubiese acabado de vuelta donde todo empezó, con una mano delante y otra detrás. No me había casado, no había tenido hijos, y había acabado totalmente arruinada económicamente. ¿Cómo una chica supuestamente inteligente y trabajadora como yo había fracasado tanto?

Fue el principio de un proceso de transformación profundo. Lo que aprendí en estos diez años sobre mí me ha ayudado a entender cómo funciona el mundo. Y lo que aprendí sobre cómo se mueve el mundo transformó la forma en la que muevo yo. Recorrí varios mundos terapéuticos sin prisa pero sin pausa. Todos me prometían la solución a todos mis problemas. Todos se mostraron incapaces de resolver mis retos más complicados. Todos me aportaron conocimiento sobre lo que funciona y lo que no en el crecimiento personal y el liderazgo.

Pon tu mente al servicio de tu cuerpo.

Y así cogió forma este enfoque de crecimiento y desarrollo personal que yo llamo Abraza Lo Salvaje. De cuello para abajo seguimos siendo animales mamíferos, y la huella emocional con la que nos acercamos al mundo exterior sigue una lógica más parecida a la de los animales y la Naturaleza que a la de la mente racional y cuadriculada.

Para conseguir la plenitud que buscamos, por tanto, en lo profesional y en lo personal, aprendemos a poner la mente al servicio del cuerpo y sus emociones, instintos, impulsos y sensaciones. Dejamos de gastar energía en esa lucha vitalicia entre lo que nuestra mente cree que necesita y lo que nuestro cuerpo busca, y empezamos a procesar toda la información emocional que nos ofrece el cuerpo a todas horas del día en su lenguaje salvaje, tan distinto a las palabras y los números de la mente.

Abraza Lo Salvaje es un viaje al centro de nosotros mismos para descubrir la mejor versión de nosotros mismos. Notamos diferencias en nuestra energía y nuestra forma de reaccionar a las situaciones desde el primer día. Y poco a poco, sin prisa pero sin pausa, vamos dejando que el cuerpo nos guíe para deshacernos de los moldes y las rigideces que nos impiden vivir mejor y sentir más plenamente.

Es muy poco científico y totalmente pragmático. Se apoya en las mismas herramientas que usan los demás: el feedback, la auto-observación, la meditación y el mindfulness, las técnicas de gestión emocional, etc. Pero enfoca el proceso con la lógica de lo salvaje: llena de sabiduría, pasión, valentía y superación.

En este blog iré explicando ejemplos y modelos que ayuden a los lectores a abrazar lo salvaje en sus vidas y sus trabajos. Con toda mi pasión salvaje y el conocimiento que he adquirido superando mis propios retos personales hasta aquí.

Fluye siempre. Respira otra vez pase lo que pase.

Si te quedas con una sola idea de este blog, que sea esta: fluye siempre. Respira hondo y suave para volver a fluir cuando te has quedado tieso sin saberlo. Abrazar Lo Salvaje significa respirar otra vez pase lo que pase.

Publicado por pinobethencourt

Leadership & Personal Growth since 2004.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: